- Diferencia entre “las” órdenes del amor y “los”órdenes del amor -

Cuando recibimos una orden, estamos recibiendo una regla, un modo de cómo hacer las cosas o una serie o sucesión de cosas. Por ejemplo, cuando somos niños recibimos órdenes de conducta de nuestros padres. Creo que aquí estriba una de las confusiones con los órdenes del amor descubiertos y propuestos por Bert Hellinger. Los órdenes del amor vendrían a ser principios que nos hablan de nuestro mejor lugar en los sistemas para que el amor fluya y cumpla su función. Me parece importante recalcar que no son mandatos o leyes, ni establecen lo correcto o incorrecto. Se parecen a la gravedad: sucede y se siente… y se nota con más fuerza cuando vamos en contra de ella.

 

Todos nacemos en el seno de una familia que a su vez se inserta dentro de una red familiar extensa. Como comenta Carlos Bernués, desde un punto de vista fenomenológico, sistémico y transgeneracional, el propósito de las familias es la transmisión de la vida y el propósito de las relaciones es su conservación y desarrollo. A esa disposición para que los individuos puedan expresarse, crecer, sentirse plenos y completos, etc., Helliger la denominó órdenes del amor.

 

Estos órdenes (principios) se dan en las relaciones individuales y otros afectan a todo el grupo. Hay que matizar que los de carácter individual son conscientes y los de carácter grupal, inconscientes, y solo se sabe si estamos alineados con ellos o no por los efectos de nuestros actos. Hay amplia literatura al respecto que explica estos principios. En este artículo solo me limitaré a nombrarlos:

 

Órdenes del amor de carácter individual

– Vinculación

– Equilibrio entre tomar y dar

– El orden

 

Órdenes del amor de carácter grupal

– Todo el que forma parte de la red vincular tiene el mismo derecho a pertenecer a ella que los demás.

– Los anteriores tienen prioridad sobre los posteriores.

Con cariño, Aga Umpiérrez

Abrir chat